Crítica de "El Hombre de Acero"

Por Ken Syme

La más reciente representación de Superman en la gran pantalla, “El hombre de acero”, lanzada hoy, 14 de junio de 2013, se hace cargo de la extremadamente difícil tarea de re-imaginar al emblemático superhéroe, Superman. Ha pasado cerca de una década desde que Bryan Singer intentó llevar a Superman a la vida en la gran pantalla en su tremendamente decepcionante película “Superman Returns”. Antes del intento de Singer, las únicas películas sobre Superman que valían la pena eran aquellas protagonizadas por Christopher Reeve, pero tras el  trágico accidente de Christopher Reeve, Superman ya no pareció tan invencible y las películas se  pasaron a ser difíciles de ver.
Sin embargo, 30 años después de que Reeve llevara puesto la legendaria capa roja, Henry Cavill cogió el enorme reto de representar al hombre de acero en la última adaptación al cine del superhéroe. La película empieza con la historia del planeta de origen de Superman, Krypton, donde los espectadores son testigos del milagroso nacimiento de Kal-El, el primer kriptoniano nacido de forma natural en miles de años y el hijo de un prominente científico Jor-El (Russell Crowe) y Lara Lor-Van (Ayelet Zurer). Desafortunadamente, el nacimiento de Kal se produce cuando la sociedad de Krypton se disuelve.

Un intento de golpe de estado militar por el General Zod (Michael Shannon) pone en movimiento una serie de catastróficos sucesos que acaban con el joven Kal-El siendo catapultado hacia la Tierra, donde es acogido por la familia Kent (Kevin Costner y Diane Lane). Sus padres adoptivos le recuerdan que sus poderes divinos, de otro mundo, significan que algún día tendrá la habilidad de cambiar el mundo, y cuando Zod y sus soldados intergalácticos aparecen por sorpresa en el umbral de la Tierra, Kal-El/Clark Kent se da cuenta de que el momento que le pondrá a prueba ha llegado.

Como muchos fans habían esperado, “El hombre de acero” combina brillantemente la rica narración centrada en el personaje que definió la trilogía de “El Caballero Oscuro” (que fue orquestada por el productor de “El hombre de acero”, Christopher Nolan) y la firma visual del talentoso director Zack Snyder mostrada en “Watchmen” y “300”.

Visualmente, “El hombre de acero” es la película más impresionante de Snyder hasta la fecha - y se ve imponente en 3D. Cuando veo “Watchmen” y en extensión “300”, en muchos momentos siento como si estuviera viendo una representación de sucesos hiperrealista, que hace a las películas de alguna forma difíciles de mirar a veces - con “El hombre de acero”, Snyder elimina esas rarezas y la película es, de lejos, más placentera visualmente que cualquiera de sus trabajos anteriores. Todo lo de la cultura extraterrestre Kryptoniana y su tecnología, la forma en la que los poderes inconcebibles de Superman parecen realistas y creíbles en el mundo real, en un contexto moderno.

A pesar de la necesidad de la película de reutilizar la saga de Superman, sigue los pasos de la trilogía de “El Caballero Oscuro” y establece a Superman como un realista y creíble personaje humano que no parece fuera de lugar en la sociedad actual. Snyder se toma algunas libertades peligrosas con muchos elementos del personaje y la historia, incluyendo el vestuario, la historia original y algunas de las relaciones del personaje, pero al hacer eso muestra a la audiencia que la nueva franquicia tiene una apariencia fresca de un Superman moderno.

Un largo prólogo presenta a los espectadores el mundo de Krypton de una forma detallada y bonita, antes nos mete en un refrescante y no lineal montaje de escenas - una decisión directiva que Snyder casi pide prestado del productor de la película, Christopher Nolan (“El Caballero Oscuro”). El montaje rápidamente cubre la vida de Clark Kent en La Tierra, pasado y presente, así que la acción de la película puede empezar bastante rápido. El segundo acto nos relaja metiéndonos en el desarrollo lineal del argumento y del personaje, lo que incluye la reintroducción del General Zod como el villano principal de la película, mientras el tercer acto lleva las cosas al total, y exagerado, momento de la verdad.

La película contiene varios momentos emocionalmente potentes, particularmente cuando los padres adoptivos de Clark están preocupados - presumiblemente en un esfuerzo de mantener a Superman todo lo creíble posible. Esta es una de las decisiones del guión más inteligentes que han hecho, porque mantiene a Superman impasible frente a los sentimientos, exagerando su incapacidad de fallar de cualquier forma.
Sin embargo, la película tiene unos pocos defectos notables. El guión lucha con el ritmo a veces y parece demasiado sacado de las páginas de un cómic, especialmente en el primer acto cuando la historia salta rápidamente de un tiempo y se posa en otro. Adicionalmente, algunas de las relaciones de los personajes podrían haber tenido un poco más de tiempo en escena, sobretodo la relación de Superman/Clark con Lois Lane. Parece que el poder de la relación que se establece en el cómic fue subestimado en la película, y la velocidad en la que se enamora uno del otro es acelerada de alguna forma.

Afortunadamente,  Snyder hace un trabajo excelente dirigiendo el reparto. Aunque Henry Cavill claramente carece del carisma de Reeve, está rodeado de un extremadamente talentoso reparto de actores que le ayudan a transportar el peso de la película sobre sus hombros. Uniendo su representación con la actuación de Amy Adams de Lois Lane y la actuación de Laurence Fishburne de Perry White, Snyder se asegura de que las debilidades de Cavill no fueran fácilmente reconocidas, y le da gran tiempo para aclimatarse al rol. Es más, Michael Shannon hizo un trabajo increíble como el terrorífico y despiadado General Zod y Anje Traue (su teniente, Faora-Ul) mantiene la cultura basada en las poderosas representaciones directamente desde las páginas del cómic de Superman. El poderoso apoyo del reparto permite que las fuerzas de Cavill brillen y prueba una cosa como cierta: Cavill es la nueva cara de la franquicia de Superman.

La extremadamente musculada figura de Cavill y su poderosa mirada le permiten dominar las escenas de acción. Aunque a veces las secuencias de acción dependen demasiado de los efectos especiales, son absolutamente épicas y, a falta de un término mejor, extremadamente cojonudas. El eterno deseo de los fans del cómic de una película que lleve al mundo real sin desentonar las fuerzas sobrehumanas ha sido finalmente cumplido en “El hombre de acero”.  La cuidadosa edición y la precisa disposición de las escenas de acción hace que la película casi cercana a las dos horas y media pase volando - aunque merece la pena tener en cuenta que la secuencia de la batalla final se hace más larga de lo necesario y te tendrá mirando el reloj. Sin embargo, la conclusión es nada más que fenomenal, así que la secuencia de la lucha puede ser excusada. Además, el ritmo de la película es acompañado de manera genial por la brillante banda sonora del maestro compositor Hans Zimmer, que una vez más ha compuesto un tema principal brillante y moderno para reemplazar al clásico favorito (el tema Superman de John Williams de las películas Donner).

En general, “El hombre de acero” es exactamente el tipo de experiencia que los fans de Superman han estado esperando durante años, con el añadido de que tener algunos directores brillantes tras las cámaras hace que tome aire fresco el desarrollo de una de las historias más emblemáticas de todos los tiempos. Como la primera excursión de Nolan y Christian Bale a Batman, la primera película de Superman de Snyder y Cavill puede introducir nuevas mejoras, pero re-introducir a la franquicia es siempre una tarea difícil, y llevar a Superman a la vida es casi imposible. Así que su habilidad para moldear un éxito de taquilla del verano que combina la sensibilidad del mundo real con la fantasía de los cómics es simplemente espectacular.

Además, Snyder dirigió una película de superhéroes que se mantiene en un mercado de películas saturado de películas increíbles de superhéroes. “El hombre de acero” se alza incuestionablemente como la nueva, emblemática franquicia de Superman de la nueva generación, y si la trilogía de “El Caballero Oscuro” marca el futuro, las imperfecciones de “El hombre de acero” serán ciertamente perfectas en la ya confirmada e inminente secuela, “El hombre de acero 2.”

Comentarios

  1. Es el fin de Boardwalk Empire con Michael Shannon y hasta ahora los capítulos han sido sorprendentes, dejándonos un gran sabor de boca y grandes expectativas para el final, ojala que sea muy bueno, la serie se lo merece.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Te invitamos a comentar este artículo.

Entradas más populares de este blog

Crítica a El Hombre del Norte por Cristian Olcina

Crítica a Granizo por Cristian Olcina en 100% Cine

Crítica a Doctor Strange en el Multiverso de la Locura